Archivo | Uncategorized RSS feed for this section

Cinco concejos para escribir un Blog de Negocios

19 Oct

Un Blog es un medio de comunicación personal, íntimo, lo que lo hace un poco diferente del estilo más formal de un sitio web de negocios. El hecho es que escribir un Blog difiere de la escritura para un sitio WEB en varias formas y las compañías necesitan hacer los ajustes apropiados si esperan que la gente lea y recomiende sus Blogs. Acá les doy algunos concejos que van a ayudarle a hacer que su blog se coloque lejos del montón:
1. Escriba una carta, no una disertación. Cuando escribo un blog para publicar, imagino que estoy escribiéndole a un amigo. Esto me ayuda a mantener un tono personal mientras trato de proveerle información útil al lector. Además como una carta, un blog para publicar debería ser un poco abierto al final, quizás dejando fuera cierta información o haciendo preguntas que el lector puede responder y así mantener la conversación fluyendo.
2. Apéguese a la brevedad. Un sitio de páginas de producto puede ser cargado con datos e información, pero los blogs para publicar tienen más impacto cuando son cortos y ligeros. Para la optimización de los motores de búsqueda, un Blog debería tener al menos 300 palabras, y raramente hay necesidad de ir mucho más allá de 500 palabras. Asuma que sus lectores de blog están ocupados. Deles entonces puntos simples y digeribles que hagan sus vidas más fáciles y rentables. Artículos enredados y largos saturan al lector; Ud quiere que queden hambrientos por ¡más información!
3. Manténgalo simple. Evite el argot: sus lectores pueden no entenderlo. No use una palabra difícil cuando una simple puede funcionar, y escriba con una estructura simple, oraciones cortas tanto como sea posible. Mantenga en mente que estas sugerencias pueden no aplicar si está vendiendo un producto técnico o un servicio para consumidores de orientación técnica. Como en todo mercadeo, conocer su audiencia es siempre la clave.
4. Haga sus artículos fáciles de escanear. Debido a que sus lectores comúnmente están en un apuro, ayúdeles a captar el meollo del artículo sin forzarles a una lectura palabra por palabra. Los párrafos no deben ser de más de cuatro o cinco líneas. Use viñetas, letras en negrilla colocadas estratégicamente, y, títulos y subtítulos concisos, claros y simples. Son también de mucha ayuda, las imágenes capturadas que cubran el punto central de su artículo.
5. Sea Consistente. Encontrar su “voz de blogging” toma tiempo y un poco de experimentación, pero en algún punto necesita encontrar su nicho para que los lectores sepan que esperar. Si un blog es divertido un día y serio a muerte el siguiente, si es sarcástico el lunes y melodramático el miércoles, la gente va a cambiarse a otros blogs que sean más predecibles. Tener un tema unificado y un estilo consistente debería ser central en su estrategia de blogging.

Anuncios

LA MUERTE DE LA CONVERSACIÓN

25 Sep

mi amigo Jose Fariñas me hizo llegar este artículo que por ser de interés general, lo reproduzco en su totalidad:

¡Por fin alguien lo hizo! Acabo de leer en internet que a la entrada de algunos restaurantes europeos les decomisan a los clientes sus teléfonos celulares.

Según la nota, se trata de una corriente de personas que busca recobrar el placer de comer, beber y conversar sin que los ring tones interrumpan, ni los comensales den vueltas como gatos entre las mesas mientras hablan a gritos.

La noticia me produjo envidia de la buena.

Personalmente, ya no recuerdo lo que es sostener una conversación de corrido, larga y profunda, bebiendo café o chocolate, sin que mi interlocutor – incluyendo a mis hijos- me deje con la palabra en la boca, porque suena su celular.

En ocasiones es peor.

Hace poco estaba en una reunión de trabajo que simplemente se disolvió porque tres de las cinco personas que estábamos en la mesa empezaron a atender sus llamadas urgentes por celular.

Era un caos indescriptible de conversaciones al mismo tiempo.


Gracias al celular, la conversación se está convirtiendo en un esbozo
telegráfico que no llega a ningún lado.

El teléfono se ha convertido en un verdadero intruso.

Cada vez es peor.

Antes, la gente solía buscar un rincón para hablar. Ahora se ha perdido el pudor.

Todo el mundo grita por su celular, desde el lugar mismo en que se encuentra.

La batalla, por ejemplo, contra los conductores que manejan con una mano,
mientras la otra, además de sus ojos y su cerebro se concentran en contestar el celular, parece perdida. Hasta los motociclistas manejan con una sola mano mientras atienden o envían un mensaje de texto por su celular.

Aunque la gente piensa que puede hablar o escribir al tiempo que se conduce, hay que estar en un accidente causado por un adicto al teléfono para darse cuenta de que no es así.

No niego las virtudes de la comunicación por celular.

La velocidad, el don de la ubicuidad que produce y por supuesto, la integración que ha propiciado para muchos sectores antes al margen de la telefonía.

Pero me preocupa que mientras más nos comunicamos en la distancia, menos nos hablamos cuando estamos cerca. Mucha razón tiene el que dijo que el celular sirve para acercar a las personas lejanas y alejar a las cercanas…!

Me impresiona la dependencia que tenemos del teléfono.

Preferimos perder la cédula que el móvil, pues con frecuencia, la tarjeta sim funciona más que nuestra propia memoria.

El celular más que un instrumento, parece una extensión del cuerpo, y casi nadie puede resistir la sensación de abandono y soledad cuando pasan las horas y este no suena.

Por eso quizá algunos nunca lo apagan.

¡Ni en el cine, ni en el banco, ni en un concierto!!!!! He visto a más de uno contestar en voz baja para decir: “Estoy en el cine, en el banco o en el Teresa Carreño oyendo la filarmónica, ahora te llamo”.

Es algo que por más que intento, no puedo entender.

También puedo percibir la sensación de desamparo que se produce en muchas personas cuando las azafatas dicen en el avión que está a punto de despegar que es hora de apagar los celulares.

También he sido testigo de la inquietud que se desata cuando suena uno de los ring tone más populares y todos en acto reflejo nos llevamos la mano al bolsillo o la cartera, buscando el propio aparato.

Pero de todos, los Blackberry merecen capítulo aparte.

Enajenados y autistas.!

Así he visto a muchos de mis colegas, absortos en el chat de este nuevo invento.

La escena suele repetirse.

El Blackberry en el escritorio, o al llegar a un restaurant o en cualquier reunión o visita familiar es colocado en un lugar donde pueda estar a la vista de todos.

He observado familias en un restaurante donde cada uno está pendiente mas del celular que de compartir un rato agradabel juntos.

Un pitido que anuncia la llegada de un mensaje, y cada uno  se lanza sobre el teléfono.

Casi nadie puede abstenerse de contestar de inmediato.

He estado con personas que después de teclear un rato, masajear la bolita, y sonreír me miran y dicen:

“¿De qué estábamos hablando?”. Pero ya la conversación se ha ido al traste.

No conozco a nadie que tenga Blackberry y no sea adicto a éste.


Alguien me decía que antes, en las mañanas al levantarse, su primer instinto era tomarse un buen café. Ahora su primer acto cotidiano es tomar su aparato y responder al instante todos sus mensajes.

Es la tiranía de lo instantáneo, de lo simultáneo, de lo disperso, de la sobredosis de información y de la conexión con un mundo virtual que terminará acabando con el otrora delicioso placer de conversar con el otro, frente a frente.

Hello world!

25 Sep

Welcome to WordPress.com. After you read this, you should delete and write your own post, with a new title above. Or hit Add New on the left (of the admin dashboard) to start a fresh post.

Here are some suggestions for your first post.

  1. You can find new ideas for what to blog about by reading the Daily Post.
  2. Add PressThis to your browser. It creates a new blog post for you about any interesting  page you read on the web.
  3. Make some changes to this page, and then hit preview on the right. You can always preview any post or edit it before you share it to the world.